El sobreseguro y el infraseguro

INFRASEGURO Y SOBRESEGURO

Cada vez más familias se protegen a sí mismos y a sus casas con un seguro de hogar. Pero, son muchos los que adquieren seguros que no se adaptan a sus necesidades y claro, cuándo es necesario apelar al seguro vienen las sorpresas desagradables. Sabiendo esto, lo primero que deberías hacer es informarte bien y conocer correctamente los conceptos relacionados con los seguros de hogar, como son el sobreseguro y el infraseguro. Si tras leer este artículo crees que puedes estar en alguna de estas situaciones, no dudes en contactar con nosotros y te asesoraremos de forma totalmente personalizada.

Para entender estos conceptos, primero hay que conocer el concepto de suma asegurada. Esto es, básicamente, el capital que vamos a asegurar. Por tanto, se produce sobreseguro cuando este capital es superior al valor del interés asegurado e infraseguro cuando dicho capital sea inferior. Por lo que, si tenemos un sobreseguro pagaremos más de lo que deberíamos porque los bienes suscritos en la póliza valen menos de dicha cantidad; y cabe destacar que esto es «ilegal».

Resumiendo mucho:

¿Qué es el sobreseguro?

Como ya sabemos, se produce una situación de sobreseguro cuando el capital asegurado es mayor que el valor que realmente tienen los bienes para los que se ha suscrito dicha póliza.

El asegurado que esté, o haya estado, en esta situación sale perjudicado ya que durante el tiempo que ha estado sobreasegurado ha estado pagando una prima superior a la que le correspondía para el bien que estaba protegiendo. Además, en caso de siniestro, la compañía indemnizará «el daño efectivamente causado», tal y como recoge la Ley del Contrato del Seguro.

Si se diera el caso en el que haya más de una póliza protegiendo lo mismo también hablaríamos de una forma de sobreseguro. Esto habría que ser comunicado a las diferentes aseguradoras ya que, de lo contrario, no estarán obligadas a otorgar una indemnización.

¿Cómo actuar ante esta situación?

Si se produce una situación de sobreseguro, tanto el asegurador como el asegurado pueden exigir que se lleve a cabo una disminución tanto de la prima como de la suma asegurada. Además, el cliente podrá pedir a la compañía que le devuelva el exceso de las primas que ha percibido de su parte debido al sobreaseguramiento.

Pero una vez se ha producido el siniestro y las aseguradoras han sido informadas éstas deberán indemnizar en función de la suma de asegurada real. Eso sí, sin que pueda superarse la cuantía del daño. Si se da el caso de que alguna de las compañías ha pagado más de lo que proporcionalmente le correspondía podrá «repetir contra el resto de los aseguradores», es decir, que podrá exigir que le devuelvan la cuantía que no le correspondía pagar.

¿Qué es el infraseguro?

El caso del infraseguro es totalmente opuesto al del sobreseguro. Esta situación consiste en que el valor de la suma asegurada es inferior al valor real del bien que se protege. Es decir, estaríamos pagando una cantidad menor de la que deberíamos, ya que habríamos asegurado un capital más bajo del valor real de nuestros bienes.

Hay que tener en cuenta que cuando se asegura una vivienda, en la póliza no solo se fija el valor de la vivienda en sí, sino que también las cosas que hay dentro (aquí entran el concepto de continente y contenido que os explicaremos en otro momento).

Esto se verá reflejado cuando en caso de siniestro en el hogar, el asegurado se vea envuelto en una sorpresa muy desagradable ya que, en caso de que el coste de los daños sea muy elevado, el seguro solo pagará una parte en proporción al capital asegurado debido a estar infraasegurado. Esto nos lleva a la «Regla de la proporcionalidad”.

 

Regla de la proporcionalidad

Pondremos un ejemplo para entenderlo mejor: Si según tu seguro has valorado toda la ropa que tienes en tu casa en 500€; pero resulta que guardas un vestido exclusivo de la familia que vale 3000€. Podríamos decir que le has puesto un valor de 500€ a toda tu ropa cuando su valor real es de 3500€; es decir, has puesto un valor de solo la séptima parte.

Entonces llega un día en el que entran en tu casa y se llevan toda tu ropa. Entonces, al reclamar al seguro, les informas de que se han llevado el vestido de tu familia, el de los 3.000€, y nada más. En ese momento tu aseguradora aplicará la siguiente fórmula:

 

Suma asegurada x Daños sufridos / Valor de los bienes (real)

Es decir, ahora que sabemos que usted declaró un valor siete veces más pequeño que el real, lo que le vamos a pagar es la séptima parte del daño que se le ha producido. Esto es, te pagarán 3.000/7 = 428 euros con 57 céntimos. Porque ésa es la parte del vestido que tú tenías asegurada.

La base de la regla de proporcionalidad es obvia. Si la aseguradora hubiera conocido los valores reales, obviamente habría cobrado un precio diferente.

Por esta razón, es muy recomendable hacer las cosas bien. Muchas aseguradoras ofrecen calculadoras y herramientas para afinar en la valoración de los capitales asegurados del hogar. Y no te olvides que si algún día entra en tu casa algo de un valor especialmente elevado, debes informarlo. Así te evitarás infrasustos.

 

El banco me obliga a contratar un seguro con mi préstamo

gafas-hogar

Es cierto que si has solicitado una hipoteca sobre una vivienda, ésta deberá contar con un seguro de hogar de cobertura mínima de incendio con cláusula hipotecaria sobre el continente a favor del banco. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta que no es obligatorio contratar el seguro con el banco o entidad que te ha concedido el préstamo. Podrás hacerlo con el mediador de seguros y la aseguradora o entidad que tu decidas.

Hasta la fecha, los bancos te obligaban a contratar, por ejemplo, el seguro de hogar o el seguro de vida con ellos para concederte el crédito. Pero actualmente, no pueden vincular la concesión de hipotecas a la contratación de seguros con ellos. Como ya confirma la ley reguladora de los contratos hipotecarios que entró en vigor el 16 de junio del 2019, el Gobierno ha prohibido las operaciones vinculadas a la hora de contratar una hipoteca o un préstamo.

Como cliente no debes sentirte obligado a  contratar los seguros con el banco. Tienes la libertad de adquirir tus seguros con entidades ajenas. Pero también es importante que sepas que el banco sí podrá combinar varias ofertas. Lo que quiere decir es que: no podrá hacer operaciones vinculadas pero sí combinadas. Aunque en algunos casos, como en el de los ICO, se les prohibió a los bancos incluir póliza alguna.

Ya hemos dicho que el banco no puede obligarte a contratar un seguro de hogar y tampoco uno de vida de amortización ni de Protección de Pagos, pero hay que considerar tenerlos: el primero ayudará a tus descendientes a pagar el crédito, si te pasa algo; y el segundo te dará cobertura para afrontar el pago de las letras, en caso de que tus ingresos disminuyan. Aunque en la mayoría de los casos en conveniente desvincular estos seguros de los bancos porque de esta forma serás tú o tus herederos quienes decidirán como utilizar los importes de las pólizas en tu propio beneficio. Normalmente, serán temas fiscales que en su momento te pueden ser mas beneficiosos si tu decides que hacer con dichos importes cuando ocurra el siniestro.

Aparte de estas recomendaciones, existen otras: contratar con la aseguradora a través del banco, suele ser equivalente a condiciones y precios menos favorables para ti que si acudes a tu mediador habitual. Los expertos han realizado estudios y concluyen que los Seguros de Vida Riesgo que se contratan a través de una operación de financiación con el banco son hasta un 30% más caros que si los suscribes directamente con tu mediador.

El seguro es una decisión responsable

Los seguros son productos que buscan proporcionar tranquilidad al asegurado y sus beneficiarios. Éste necesita que en caso de darse una determinada situación, la aseguradora responda en los términos acordados, es decir, que se cubran riesgos. Por ello, la contratación de un seguro es un acto de responsabilidad, pero siempre ha de ser una decisión voluntaria y libre, nunca inducida ni obligada. La contratación de un seguro no podrá ser impuesta y mucho menos negociada individualmente bajo presión por la posición más fuerte.

Para poder elegir con seguridad habría que tener en cuenta cuestiones como: qué capitales son los apropiados según las necesidades venideras. No solo el capital del préstamo, sino también los gastos que se van a producir para realizar las particiones de herencias y otros gastos como impuestos a pagar.

¿Y si ya he contratado el seguro con el banco?
¿Puedo desvincularlo?

Si acabas de firmar tu hipoteca, La Ley 50/1980 del Contrato de Seguro en su artículo 83.a 1 menciona que en un plazo máximo de 30 días desde que el asegurador le entrega la póliza definitiva o el documento de cobertura provisional el tomador del seguro puede resolver el contrato sin indicar los motivos, sin que ello suponga penalización alguna y sin que la aseguradora pueda oponerse a la anulación.

Si ya tienes contratada la póliza de hogar con el banco que te concedió la hipoteca, puedes cambiarlo si lo deseas. Es decir, en caso de que quieras comparar las ofertas en seguros de hogar que te ofrecen otras aseguradoras, y de que encuentres alguna a mejor precio y con mejores coberturas que las que te ofrece tu entidad, puedes contratarla sin problema. Siempre teniendo en cuenta los plazos previstos de comunicación a la aseguradoras.

La Directiva Europea cuenta con seis pilares fundamentales:

1.- El consumidor dispondrá obligatoriamente de un período de 7 días para reflexionar antes de la firma del contrato. Y además, dispondrá de otros siete días más para poder retractarse tras la firma del mismo.

2.- El banco estará obligado a dar una mayor transparencia en la información que proporciona al cliente sobre el crédito hipotecario, de manera, que deberá entregar una hoja informativa de fácil comprensión donde incluya el detalle de las características del préstamo, precio de divisas, interés aplicable, etc.

3.- Las entidades financieras y de crédito no podrán obligar a sus clientes a contratar paquetes cerrados junto con su hipoteca, paquetes que contengan otros productos, préstamos o seguros asociados.

4.- Flexibilidad de pago. Se eliminará las penalizaciones por amortización anticipada de la deuda. Se eliminarán los costes abusivos por reclamación de impagos ajustándolos a una compensación justa. Se exigirán plazos razonables antes de proceder con las ejecuciones y desahucios. Y se frenarán los préstamos irresponsables obligando al estudio de la solvencia y circunstancias del prestatario y/o fiadores.

Últimas recomendaciones

Te recomendamos revisar concienzudamente las ventajas de contratar un seguro tanto fuera como dentro de la entidad bancaria. Dedica tiempo a efectuar todos los cálculos para saber lo que más te conviene y cualquier duda que tengas te la deben resolver tanto en el banco como en el notario.

Pero aun así, si tu entidad bancaria te obliga a hacer el seguro con ellos y no estás de acuerdo, puedes escribir una carta al defensor del asegurador con copia siempre para ti y presentar también una reclamación en el Banco de España.

Si lo necesitas, desde Artés cs podemos ayudarte a contratar tus seguros con las mejores condiciones, fuera de la entidad bancaria. Te podemos ayudar a cambiar tus seguros de vida o de hogar contratados con el banco y, de esta manera, hacer que te ahorres importantes cantidades de dinero al año con mejores coberturas.

¿Qué hacer si te han robado en casa?

Si tras volver a casa después de tus vacaciones o al terminar del trabajo vuelves a casa y te encuentras con la terrible situación de que te han robado o, peor, te están robando no te impacientes. En Artés Cs te damos algunos consejos para que no pierdas la calma y sepas cómo proceder:

Leer más